The Washington Post advierte a Biden de la mala fe del régimen de Maduro ante nueva política de EE.UU.: «La administración debe ser realista sobre ese riesgo y tomar medidas para reducirlo»

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

 542 total views

El consejo editorial del reconocido diario estadounidense The Washington Post abordó la política de la administración de Joe Biden hacia Venezuela tras las recientes negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria de Venezuela.

Por THE WASHINGTON POST

A CONTINUACIÓN EL EDITIORIAL ÍNTEGRO

Dos hechos concretos fijaron los términos para el futuro de la política estadounidense en Venezuela. Primero, el régimen de Caracas es uno de los más represivos y desestabilizadores del planeta. Hay 277 presos políticos, según ForoPenal, una organización no gubernamental venezolana.

La tortura es sistemática y su responsabilidad recae directamente en la oficina del presidente Nicolás Maduro, según un informe mordaz publicado en septiembre por investigadores de las Naciones Unidas. El círculo íntimo de Maduro también está profundamente implicado en la corrupción y el narcotráfico; La colosal mala gestión económica ha empobrecido al otrora próspero exportador de petróleo hasta el punto de que 7,1 millones de personas, aproximadamente una cuarta parte de su población, han emigrado al extranjero desde 2015.

El segundo hecho es que Estados Unidos y sus socios internacionales hasta ahora han demostrado ser incapaces de impulsar el cambio. Durante aproximadamente la última mitad de la administración Trump, Estados Unidos aplicó duras sanciones económicas junto con el reconocimiento diplomático de un político de la oposición, Juan Guaidó, quien hizo un reclamo alternativo a la presidencia y prometió una transición a la democracia. Esa política disfrutó de un raro —para una de las iniciativas de Trump— pero de un amplio apoyo de las democracias latinoamericanas y europeas. Y, sin embargo, el ejército de Venezuela respaldó a Maduro, al igual que sus patrocinadores en Cuba, Irán, Rusia y China; superó la crisis.

Dada la historia, la administración Biden hizo bien en reevaluar las opciones de EE. UU. y buscar un curso más efectivo hacia la transición democrática por la que tantos venezolanos se han sacrificado y luchado. El cambio de política más dramático de la administración se produjo el sábado, cuando anunció que se permitiría a una compañía petrolera estadounidense, Chevron, reanudar sus operaciones en Venezuela bajo una empresa conjunta con la industria estatal previamente prohibida por sanciones. Si bien es modesta en términos prácticos (la infraestructura petrolera de Venezuela está demasiado deteriorada y endeudada para aumentar pronto la producción y los ingresos), esta concesión fue simbólicamente significativa. Se produjo a cambio de una reforma política irreversible, sino de una promesa del Sr. Maduro de reanudar las conversaciones con la oposición democrática en un camino hacia elecciones nacionales libres y justas, probablemente a más tardar en 2024. Además, el régimen y la oposición acordaron aprovechar aproximadamente $3 mil millones de activos venezolanos bloqueados fuera del país y ponerlos a disposición de un fondo de ayuda humanitaria. Se supone que los fondos se utilizarán para salud, energía eléctrica y otras necesidades, con el gasto controlado por las Naciones Unidas y supervisado por representantes de la oposición. Sin embargo, el dinero es fungible y cualquier cosa que le facilite a Maduro cubrir las necesidades básicas del país le facilita gobernar.

En resumen, la nueva política le da al régimen un respiro económico y legitimidad internacional, además del impulso diplomático que Maduro ya había obtenido de las conversaciones de alto nivel con funcionarios estadounidenses en Caracas, los intercambios de prisioneros entre Estados Unidos y Venezuela y una fugaz pero exhaustiva fotografiado apretón de manos con el enviado estadounidense John F. Kerry en la reciente cumbre climática en Egipto. La teoría del equipo de Biden es que estos endulzantes, y la perspectiva de más, podrían inducir al régimen a una negociación con sus oponentes internos y, eventualmente, una apertura política genuina para ellos. Es una teoría plausible. Sin embargo, dado el historial de engaño y represión de Maduro, existe un alto riesgo de que el compromiso al estilo de Biden no resulte más fructífero que la presión al estilo de Trump.

La administración debe ser realista sobre ese riesgo y tomar medidas para reducirlo. Junto con la oposición venezolana, debe establecer puntos de referencia claros y consistentes para medir la buena fe del régimen de Maduro en las conversaciones que se avecinan. Y debe estar preparado para cesar el alivio de las sanciones, incluso las sanciones de «retroceso rápido», si Caracas se estanca o hace trampa.

El programa de ayuda humanitaria debe establecerse rápidamente y hacerse completamente transparente para evitar que funcionarios bien conectados desvíen fondos, como lo hicieron, por una suma de cientos de millones de dólares, de un programa venezolano anterior destinado a distribuir alimentos a los pobres. Sin duda, podría llevar tiempo resolver los aspectos legales y técnicos de obtener fondos liberados de los bancos de todo el mundo y luego construir un programa de la ONU desde cero. Aún así, la voluntad de Caracas de proporcionar acceso sin restricciones en el país y datos en tiempo real a los funcionarios de la ONU será una prueba de sus intenciones en general.

Por difícil que sea, hacer que el régimen cumpla sus promesas políticas será aún más desafiante. Estados Unidos debe dejar en claro que el futuro alivio de las sanciones depende de cambios políticos irreversibles, comenzando con la liberación de los presos políticos. Debería haber un cronograma claro para las elecciones y la reforma de la principal agencia electoral del país, el Consejo Nacional Electoral, que está dominado por los partidarios de Maduro. También se debe garantizar el acceso a los medios y la seguridad física de los candidatos de la oposición, con observadores internacionales sobre el terreno. Como mínimo, Venezuela debería estar de acuerdo con las 23 recomendaciones que hizo una delegación de la Unión Europea después de observar las elecciones estatales y locales el año pasado, en las que la oposición participó y logró el éxito en una carrera clave para gobernador, a pesar de las muchas fallas del sistema. Esas recomendaciones, quizás la más importante de las cuales es la restauración de tribunales independientes y el derecho de todos los ciudadanos a postularse para un cargo, brindan una hoja de ruta para la restauración democrática.

No es fácil derrocar un régimen dictatorial mediante sanciones, como demostró la política de Trump. Tampoco es fácil usar un alivio de sanciones calibrado para engatusar a un dictador para que negocie su propia derrota en las urnas. El gobierno de Biden se ha embarcado en su nueva política, al menos en parte, con la esperanza de mitigar el caos que el régimen de Maduro ha esparcido por todo el hemisferio, incluso a través de una ola migratoria que azota la frontera sur de Estados Unidos. La estabilidad es de hecho un interés nacional vital de los EE.UU.; pero en Venezuela es imposible sin democracia.

The Washington Post