Gobierno Boric no descarta usar Ley de Seguridad contra paro de camioneros por el alza de combustibles

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

 540 total views

El subsecretario del Interior de Chile, Manuel Monsalve, afirmó que “el Gobierno va a ocupar todas las herramientas que le da el Estado de Derecho para proteger el normal funcionamiento del país” en el marco de la movilización nacional sostenida por el gremio camionero, en protesta contra el alza de combustibles e inseguridad en las rutas.

“Un paro prolongado de camioneros no es un paro contra el gobierno, es un paro que agrede a los chilenos (…) Vamos a usar todas las herramientas que nos da el Estado de derecho. Si eso implica usar la Ley de Seguridad del Estado, el gobierno va a usar la Ley de Seguridad del Estado”, aseguró Monsalve este miércoles.

Según señaló la autoridad en un punto de prensa donde no aceptó preguntas, la movilización del gremio transportista “no tiene fundamento alguno para alterar el normal funcionamiento del país” y “altera la vida de los chilenos” constituyendo un hecho “grave”.

La decisión del gremio se dio luego de no alcanzar un acuerdo con las autoridades gubernamentales, que propusieron un documento estipulando habilitación de 12 zonas de descanso con iluminación, cerco policial y otras medidas de seguridad entre Santiago y Arica, además de la inyección de 1.500 millones de dólares al Mecanismo de Estabilización del Precio de los Combustibles (Mepco).

No todas las organizaciones de camioneros se unieron al paro. Algunas de ellas, como la Confederación Nacional de Dueños de Camiones de Chile (CNDC) o la Federación de Dueños de Camiones de la Región Metropolitana, entre otras, emitieron una declaración el pasado lunes en la que califican de “absolutamente irresponsable” la huelga ya que, según las entidades, “es el momento menos indicado para iniciar acciones de fuerza” debido a “las graves dificultades económicas por las que atraviesa el país”.

Las movilizaciones de transporte en Chile tienen un impacto grande y directo en su economía, ya que no hay una alternativa al tránsito terrestre, lastrado por la falta de interés en el desarrollo de una amplia red ferroviaria durante la dictadura.

EFE