Gaceta | Petro ahuyenta las inversiones internacionales y acaba con la seguridad económica

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

 7,242 total views

Sabrina Martín 

La llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia no solo impactó en el aumento desenfrenado del dólar frente al peso, la moneda oficial, sino que además fue un duro golpe a la sensación de seguridad que existía en el mundo financiero y empresarial de ese país.

Un reciente documento del Bank of America deja entrever esa incertidumbre que ahora sienten empresarios dentro y fuera del país, ante la posibilidad de que las políticas económicas de Petro tambaleen la mesa de las inversiones y las relaciones comerciales.

De acuerdo con la entidad bancaria las declaraciones del presidente harían que a Colombia le cueste recuperar la credibilidad económica luego de afirmaciones relacionadas con el precio del dólar, con los contratos de exploración petroleros y, sobre todo, con anuncios que demuestran la latente insistencia de agregar impuestos.

“Recuperar la credibilidad perdida puede ser muy difícil y los inversores pueden necesitar ver para creer”, se lee en el informe conocido por Valora Analitik.

El estudio de Bank of America surgió luego de que el líder mundial de servicios financieros JP Morgan, también se manifestara sobre el mal momento económico que enfrenta el país por la incertidumbre por “determinaciones tomadas por el Gobierno nacional”.

Estos documentos demuestran que existe una alerta internacional sobre lo que sucede en el país suramericano, sobre todo porque el principal socio comercial de Colombia es Estados Unidos, país al que Petro se ha dedicado a atacar en las últimas semanas.

La obsesión de Petro por controlar la economía
En una de sus alocuciones Petro llegó a afirmar que agregaría impuestos a las pensiones altas; una situación que generó preocupación no solo en Colombia sino también en Estados Unidos. Horas después, el mandatario se retractó, pero en el interín generó reacciones.

Gremios estadounidensesde la industria química y manufacturera, de computadores y comunicaciones, y de tecnología de la información, enviaron una carta al embajador de Colombia, Luis Gilberto Murillo manifestando preocupación ante el anuncio.

“Queremos expresar nuestra gran preocupación por la reciente reforma tributaria de Colombia, en la que se establecen nuevos requisitos para las empresas estadounidenses que realicen inversiones y exportaciones a Colombia”, señala la misiva.

“La imposición de nuevos impuestos a las empresas estadounidenses que vendan bienes a Colombia, anularía el trato de exención de aranceles otorgado a las exportaciones estadounidenses a Colombia”, se refiere el documento. El susto que tiene hoy en día el sector empresarial es que la reforma tributaria de Petro busque imponer dos impuestos a los no residentes, convirtiéndose en un obstáculo más para las nuevas y las recurrentes inversiones.

Pero la incertidumbre entre los empresarios locales es aún más evidente porque el país -que enfrenta una inflación que toca techos históricos– también debe lidiar con la posibilidad de que se tomen decisiones unilaterales que afectarán aún más al sector privado.

María José Bernal Gaviria, directora de Fenalco Antioquia explicó el panorama general que genera preocupación ente el sector empresarial: “Hay mucha incertidumbre para tomar decisiones de inversiones porque está la tormenta perfecta: incertidumbre jurídica, económica, política, recesión mundial, inflación y la tasa de cambio super volátil”, explicó.

“La devaluación del peso ha sido abismal y todo eso nos ha perjudicado muchísimo. La subida del salario mínimo de manera unilateral lo que va a generar es más inflación, la reducción de vacantes, el recorte de personal y la dificultad de creación de nuevas empresas que serían generadoras de empleo. Eso genera pánico en muchos empresarios”, agregó.

Sería un total desacierto por parte del presidente izquierdista colombiano continuar con anuncios que golpeen la credibilidad económica, pues más allá del daño que pueda generar una reforma tributaria invasiva, lo que genera mayor incertidumbre es la estrategia de comunicación de Petro que ha conseguido elevar el nerviosismo al punto en que lograría ahuyentar al sector empresarial.

Gacesta.es